Dos mujeres trans asesinadas en El Salvador

Camila falleció el 3 de febrero de 2019. Ella emigró a los EEUU después de recibir unas amenazas, pero fue deportada. (Foto cortesía de Aspidh Arcoiris Trans)

SAN SALVADOR, El Salvador  A finales del año 2015, El Salvador reformó el Código Penal para agravar las penas de cárcel a quienes cometan el delito de homicidio o amenazas motivadas por odio o intolerancia a la expresión de género u orientación sexual.

Agregaron el numeral 11 al artículo 29, para incrementar las penas de
prisión de 30 a 50 años, cuando el homicidio “fuere motivado por odio racial,
étnico, religioso, político, a la identidad y expresión de género o la
orientación sexual”. Pero para la población LGBTI esto no ha marcado una
diferencia, dado los últimos casos de crímenes por odio que han acontecido en
lo que va del año 2019.

El primer caso es Aurora también conocida como Camila, quien había sido
reportada como desaparecida a finales de enero, en lo cual la Asociación Aspidh
Arcoiris Trans se dio a la tarea de buscar en los hospitales el paradero de
Camila, teniendo como resultado que en el Hospital Nacional Rosales expresaban
que había ingresado el jueves 31 de enero con múltiples traumatismos pero que
el día 3 de febrero Camila había fallecido.

Hasta el momento se desconoce qué fue lo que pasó con ella, únicamente que
fue encontrada en Carretera de Oro a la altura del municipio de Soyapango, San
Salvador; “ella emigró a Estados Unidos debido a unas amenazas que había
recibido, pero fue deportada porque no le creyeron”, comenta al Washington
Blade, Aislinn Odaly’s, activista LGBTI independiente.

El otro crimen se dio en la madrugada del 8 de febrero fue asesinada a
machetazos otra mujer trans que respondía al nombre de Lolita, este hecho se
llevó a cabo en Sonsonate, del cual las organizaciones trans no tienen mayor
información.

Ambos casos no fueron registrados como crímenes por odio por la Policía
Nacional Civil (PNC), ni tampoco por la Fiscalía General de la República, esto
debido a que ambas mujeres trans murieron en hospitales públicos donde se
levantó el informe y no mencionaban que fueran hechos de violencia.

“Esperamos justicia y que se investiguen estos casos, y cuando se
encuentren los culpables se aplique la reforma al código procesal penal”,
menciona al Blade Ambar Alfaro, coordinadora de proyectos de Aspidh Arcoiris
Trans. “Aunque hemos empezado mal el año, esperamos de que estos crímenes
sienten precedentes para que también exista un marco legal positivo que regule
la situación de las personas trans, específicamente la situación de violencia e
inseguridad”.

El sentimiento de inconformidad con la falta de acción por parte del
sistema judicial en la investigación de los crímenes por odio, es extensa “es
lamentable que aunque tengamos a disposición los artículos del código penal que
tipifican los delitos cometidos contra las personas trans como crímenes por
odio, no se pongan en práctica”, habla con el Blade Tatiana Molina, Miss Trans
El Salvador 2018 y activista LGBTI, “tal es el caso de todos los crímenes que
se han dado en los últimos años y específicamente el caso de Camila y Lolita,
por eso es que exigimos justicia y la pronta investigación y judicialización de
estos casos”.

El alza de crímenes por odio a la población LGBTI y falta de
judicialización de ellos, incrementa el miedo en dicha población, “me siento
indignada, insegura, y más aún caminando en las calles con miedo a cualquier
reacción de algún homotransfóbico que nos puedan hacer daño”, externa Odaly’s.

Aunque se han realizado las denuncias respectivas de ambos casos por parte
de las organizaciones, no se conoce que haya comenzado alguna investigación
para esclarecer estos casos y dar con las personas culpables.

Se busco información por parte de la vocería de la PNC, pero al cierre de la nota no habíamos tenido respuesta.

Lolita fue asesinada en Sonsonate el 8 de febrero de 2019 (Foto cortesía de Aspidh Arcoíris Trans)

Published at Sat, 16 Feb 2019 23:08:49 +0000